Comparte... ¡y haz que viaje!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El día 1 de julio cumplí 29 años. Según dicen, la edad en la que tienes que empezar a plantearte todo porque estás a punto de cumplir 30,  y ya sabes que a los 30 años tu vida debería estar organizada y asentada para tener un futuro cómodo.

Te haces mayor, tienes que empezar a pensar en tu vida, en cómo será hasta que te jubiles, que tipo de trabajo quieres conseguir y todas esas cosas que se suelen decir y que seguramente escucharás.

¿Te suena esta situación?

El día que cumplí 29 años, no pararon de repetirme lo mismo una y otra vez:

¡madre mía ya tienes casi 30! y yo pensaba, “pero si estoy cumpliendo 29, me queda todo un año…”

Esta situación me hizo reflexionar acerca de muchas cosas incluyendo el tipo de sociedad en la que vivimos y las pautas que normalmente se nos marcan.

Anteriormente te he hablado de esto, pero es que realmente es un tema que me encanta y preocupa al mismo tiempo, pues puedo ver a mi alrededor ese estado de ansiedad y desgana que probablemente te puede generar el pensar que te haces mayor, que tus padres a tu edad tenían más cosas que tú o que no has conseguido lo suficiente para la edad que tienes.

Probablemente este tipo de comentarios/pensamientos no te permitan avanzar de la manera que esperarías pero, ¿te has preguntado alguna vez, qué es lo que tendrías que tener organizado a esta edad exactamente?

En este post quiero explicarte como me siento ante este tema y como cambié mi mentalidad radicalmente en el momento en el que decidí empezar a viajar sola y pasé de simplemente saber sobrevivir, a querer realmente vivir.

El tiempo pasa y tu sigues haciendo lo mismo

El tiempo y lo deprisa que pasa ha sido siempre una gran preocupación para la sociedad, pues sobre todo cuando estás inmerso en proyectos o  nuevos retos parece que los días duren la mitad de lo que deberían.

Los últimos 9 años han pasado volando para mí también y a pesar de haber hecho muchísimas cosas diferentes y sentir que realmente he aprovechado este tiempo, no sería verdad si no te dijese que a veces a mi también se me pasa por la cabeza aquello de “¿qué hago con mi vida?” y estoy segura de que tú también te lo preguntas a menudo, pero ¿sabes lo que hago? ¿Sabes lo que estás haciendo? Simplemente estas intentando vivir y no sobrevivir, que son conceptos muy diferentes.

Como ya te conté en este post sobre cómo nació este blog, mi vida ha sufrido muchos cambios en los últimos años: Mudarme bastantes veces, trabajar en distintos sitios de manera temporal, volver a casa para darme cuenta que no era lo que necesitaba en ese momento, romper una relación sentimental estable…

Todos los cambios que veo a diario de todas y cada una de las personas que me rodean y los míos propios me han hecho darme cuenta de que realmente, el estado de incertidumbre y preocupación por el futuro no cercano que aprendemos desde que somos pequeños es absurdo. Todo, siempre y por más que te empeñes, puede cambiar y habrá momentos en los que sientas que estás empezando todo desde cero una vez más.

¿Sirve de algo preocuparte tanto?

Pregúntatelo a ti mismo y reflexiona acerca de esto, ¿crees que realmente está preocupación te llevará a algún sitio?

Cada vez conozco a más personas muy jóvenes, mucho más jóvenes que yo, con desgana por vivir. Con una actitud realmente pasota ante la vida, quejándose constantemente por todo lo que les rodea y criticando cada pequeña cosa que surja en su día a día. A esto es a lo que yo llamo morir a los 25.

Morir a los 25  significa que ha llegado un momento en el que te da tanto miedo perder, arriesgar, sufrir y luchar que vives en un continuo estado de conformismo en el que has conectado un piloto automático  y es lo único que te mantiene a flote es pensar que en algún momento harás algo divertido que te llene al menos por ese instante.

Diferencias entre vivir y sobrevivir

Sobrevive aquel que no sale de su zona de confort, que no se atreve a hacer cosas diferentes. Sobrevive el que hace un trabajo repetitivo día tras día aunque no le guste. Aquel que no arriesga por miedo a perder. Aquel que piensa que es mejor pájaro en mano que ciento volando (un refrán que personalmente odio). Aquel que gana un buen sueldo y eso es excusa más que suficiente para no dejar su trabajo por miedo a no tener nada igual en el futuro, por miedo a quedarse sin nada.

Sobrevivir es para lo que te han preparado durante toda tu vida. Estudia, ten una carrera exitosa, consigue un buen trabajo, hipotécate y espera a que te quede una buena jubilación. Si no consigues nada de esto, probablemente entrarás directamente en el club de los fracasados, de aquellos que no estudiaron a tiempo, o no consiguieron “nada” cuando tuvieron la oportunidad y ahora ya son demasiado viejos (a los 35 probablemente).

Vivir es para lo que realmente estás diseñado. Estás hecho para moverte, para viajar, para tener nuevos retos y aprender de ellos, para caerte, levantarte y volver a tropezar y aprender la misma lección las veces que sean necesarias, y sobre todo, estás diseñado para cambiar y evolucionar, no para quedarte estancado siempre en lo mismo.

Este vídeo me encanta y explica esto muy bien:

¿Qué puedes hacer para que esto cambie y empieces a vivir?

Por lo general me llaman reivindicativa, pero yo más bien me considero una inconformista en busca de oportunidades.

Tengo ganas de vivir demasiadas experiencias (tantas que creo que no seré capaz de abarcarlas todas en una sola vida) pero esto no siempre fue así. Realmente mi mentalidad cambió el día que me monté sola en un avión rumbo a Los Ángeles sin saber lo que me esperaba al otro lado, pero sin ningún tipo de temor hacia ello. Por aquel entonces tenía solo 17 años y muchas ganas de aprender cosas nuevas. Esa fue la experiencia que marcó un antes y un después.

A partir de esos meses decidí que yo lo que quería era cargarme de experiencias y sacar lo mejor de ellas para construir así mi propia versión de lo que consideraba un buen futuro.

A pesar de esto, estudié y quise intentar conseguir un trabajo “de lo mío” y entrar en el sistema de “coge lo primero que te salga aunque sea una mierda y agradece la oportunidad porque es lo que hay”

Pero esto no va conmigo, y sé muy bien que contigo tampoco, así que, si no te gusta lo que haces, cámbialo.

Si crees que mereces algo mejor, busca oportunidades.

Si crees que ha llegado el momento de tener nuevos retos, acéptalo y actúa, y sobre todo aprende de cada nueva experiencia, saca lo mejor de ella y dale la vuelta a todo lo que has conocido hasta ese momento.

¿Pero cómo conseguirlo, te preguntarás?

Creo que no es una cuestión de vivir en un estado de Carpe Diem constante, ni de preocuparte solo por el día de hoy, pues eso es algo más complicado de conseguir; pero si es cuestión de marcarte metas realistas y a corto plazo que sepas que puedes cumplir y sentirte satisfecho por ello.

Tu eres la única persona que estará siempre a tu lado, así que coge las oportunidades que se presenten, y si no lo hacen, crea algunas nuevas, sal, disfruta, márcate nuevos retos y caminos y vence a ese enemigo llamado miedo.

En otras palabras: deja de sobrevivir y empieza a vivir

Y ahora te pregunto: si intentas conseguir lo que sueñas, si quieres cambiar, si quieres dejar ese trabajo, esa casa, ese lugar ¿qué es lo peor que te podría pasar?

 

Me considero una inconformista por naturaleza, buscadora de nuevas oportunidades y amante de emprender nuevos caminos. Tras años buscando nuevas experiencias que vivir en el extranjero para completar mi perfil profesional, he decidido comenzar con mi proyecto Vive tus Vueltas, para ayudarte y que tu puedas hacer lo mismo y tengas mejores oportunidades en el futuro.

Comparte... ¡y haz que viaje!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies